Te buscaba ardientemente

Te buscaba ardientemente y suavemente me buscaste; te llamada a los gritos y en silencio me llamaste; te necesitaba con urgencia y me pediste que te ayudara. No has llegado todavía pero yo sé que estás aquí. Nadie más podría retenerme en estas paredes de silencio expirando soledades. Mi deseo de tu encuentro sigue ahondando… More Te buscaba ardientemente

Te presentaste

Te presentaste, te ofreciste, y te quedaste, como Palabra y como Pan. No como cualquier palabra, no como como cualquier pan. Desde entonces, quienes te escuchan, si te quieren acompañar, deberán optar, porque no eres uno más. Palabra verdadera que seduce y enamora. Pan sabroso, que alimenta y recrea. Palabra-Pan, Pan-Palabra. Hay palabras sin golpes… More Te presentaste

El paso de los años

¡El paso de los años le ha venido muy bien! Lo han rejuvenecido, y, cada día, se lo ve más anciano y jovial. El santo Crisma, con su fragancia. lo perfuma todo el tiempo y, su aceite, siempre virgen, lo ha penetrado y suavizado. Sacerdote de Jesucristo, no importa el lugar ni la edad, no… More El paso de los años

Aparece, inevitable

Aparece, inevitable, la pegajosa melancolía, que adherida queda en los ayeres atardecidos, cuando el corazón olvida la gratuidad recibida en tantos amaneceres. Melancolía que llama a la nostalgia corrosiva, instando una ácida tristeza con la murmuración como mueca: queja, lamento, reproche, protesta, preguntas infinitas y obsesivas que no les interesa las respuestas. “Ojalá el Señor… More Aparece, inevitable

Trae tu dedo

Trae tu dedo y escarba hasta encontrar. Trae tu mano y acércala para palpar. Que si no encuentras, no te conformarás. Que si no palpas, no experimentarás. ¡No te sientas mal, Tomas! Todos necesitan escarbar y palpar. Unos me encuentran sin buscar. Otros me encuentran después de mucho indagar. Y, a otros, salgo Yo a… More Trae tu dedo