Pareciera, tantas veces, que callan voces que aguardabas

… pareciera, tantas veces, que callan voces que aguardabas, o que un vacío incomprensible te abraza, en un silencio que no alcanzas nunca a imaginar… sin embargo, allí donde nada se manifiesta ahora, muy pronto resplandecerá todo… si aguardas con paciencia y con confianza, con verdadero abandono, descubrirás o redescubrirás los mayores secretos… la luz no es avara: brilla “sin porqué”, no tiene pretensiones ni fantasías… ¿no pudiste escuchar respuesta?, ¡y bien poco importaba!… que todo viniste a saberlo ¡cuando Él te miraba!… noche que ya es amanecer, claridades de madrugada, que el ojo descubrir no puede, y son ya gloria en la esperanza… cuando todo está sosegado y en Su Vida la Vida hallada, ¿qué vanidad ambicionar?… nada ya queda, y todo es nada… amén: es oración y es vida… sí: es la música callada, dejar que obre Él: son tus obras…Lo viste: cuando Él te miraba… la #rosasinporqué deja lo dejado para ser plenamente libre, la gratuidad la mira y eso le basta… ¿qué cosas te cuesta dejar?, ¿porqué te cuesta tanto dejar lo que ya dejaste?… (con el Evangelio de hoy, San Marcos 10,28-31)…