¿Pides una señal para superar tu inseguridad?, ¿exiges un signo para vencer tu incredulidad?

… ¿pides una señal para superar tu inseguridad?, ¿exiges un signo para vencer tu incredulidad?, ¿reclamas una garantía para disimular tu indecisión?… te olvidas que salió el Amor a recorrer los caminos sinuosos, a visitar los pueblos inhóspitos, a mezclarse entre la gente ordinaria… un extraño viento lo llevaba y lo traía, y con Él iba su voz, su alegría y su mensaje: “¡hagamos de la gratuidad nuestra señal!”… amigo y amiga de la rosa, ¡dichoso si renuevas el amor gastado!, ¡dichoso si curas el amor herido!, ¡dichoso si enciendes el amor apagado!, ¡dichoso si levantas el amor caído!, ¡dichoso si perdonas el amor equivocado!, ¡dichoso si enderezas el amor torcido!, ¡dichoso si liberas el amor atado!, ¡dichoso si entregas el amor recibido!, ¡dichosos si resucitas el amor muerto!… ¿necesitas una señal?… no, sólo necesitas amar de más sin más, gratuitamente… la #rosasinporqué no busca signos ni señales para amanecer cada día radiante, porque la gratuidad la ilumina por dentro… ¿pides, exiges, reclamas signos y señales de amor sin entregarte al amor?, ¿eres inseguro, incrédulo, indeciso por insuficiencia de entrega, de confianza y de abandono?… (con el Evangelio de hoy, San Marcos 8,11-13)…

Compartir
Share on FacebookTweet about this on Twitter