A pesar del rigor de la “adversidad”, de lo lacerante de una “lepra”

… a pesar del rigor de la “adversidad”, de lo lacerante de una “lepra”, y de la terrible proximidad de quienes no saben, ni podrán saber, lo que es ver sufrir a los amados, no cedas, ¡persevera en la acción de gracias!… la gratuidad es silenciosa y poderosa, ella te ofrece una “comprensión” distinta… la gratuidad no se entrega a cualquier pasante ni a cualquier curioso… la gratuidad es discreción, pudor y silencio… hoy topas con quienes saben muy poco y creen saber muchísimo, no puedes quejarte por la ausencia de mediocres que llenan el aire, los aires, de sandeces e impertinencias… pareciera que necesitan dominar y someter, de lo contrario se tienen por unos infelices… pero aquél que cree “saber” es, casi siempre, un peligroso ignorante… medita, amigo y amiga de la rosa, medita… busca en tu corazón esa trascendencia que se escapa… no entres en los “lodazales” que imponen las “modas” cada vez más ridículas… no embadurnes tu calzado nuevo… la #rosasinporqué no vive pendiente de las cambiantes modas, ella vive establecida en la gratuidad y enfrenta serena la adversidad… ¿gritas tus lepras o sólo cuando te molestan?, ¿ayudas a tus hermanos en la contrariedad o te los sacas de encima?… (con el Evangelio de hoy, San Marcos 1,40-45)…