¡Para la comunión de voluntades debes fundir los corazones!

… “caminante peregrino”, la “aurora” no está “retrasada” porque acontece más allá… no son las falsas “visiones” ni las “ilusiones” las que te entregan la luz auténtica… te parece, en tantas y en tan variadas ocasiones, que es allí o más allá… que es necesario y urgente corregir esto o aquello… pero lo que “parece”, simplemente, ¡no es!… ¿se trata, entonces, de inventar “otra” fantasía para oponer a ésta que hoy te falla?… la clave está escondida pero es verdadera y no engaña…

… pequeño y buen amigo, pequeña y buena amiga, ¿puedes separarte, desprenderte de tu propio antojo o admitir que cualquier ocurrencia, justificada como sea, carece del valor imaginado?… tu “aguardabas”… sí, sí, porque siempre resuena aquello de que “tu poder” está justificado, o el de otros, que lo mismo da… la clave está en “despegarte”, soltar reparos o ideologías que tuercen o fuerzan la realidad… ¿es posible “forzar” la realidad?… pero lo más profundo se halla en lo “profundo”, no en la superficialidad del “activismo” de moda…

… la respuesta es: ¡silencio!… has perdido el gran “poder” de “callar”, de no intervenir “desarreglando”… el gran poder, en suma, de desaparecer de las lides inútiles a fin de sumergirte en la verdad de tu corazón… siempre más hondo, siempre más real… es claro que la “prudencia” necesita de la “historia” y que la ignorancia causa infinitos males… por eso el silencio, la meditación y la plegaria son el respiro del bien obrar y la mejor respuesta a la necedad y a sus argumentos…

… entonces, ¡vamos!… ¡arriba!… ¡allí donde te encuentras ponte de pie y respira hondo!… con la “pequeña oración” de la mañana, y de cada momento, tienes el respiro del bien obrar conforme la voluntad de tu Padre que está en los cielos… el estar cerca no te asegura nada, porque no significa que tengas intimidad… para la comunión de voluntades debes fundir los corazones… desayuna y matea con la Verdad del “pan del día”, (Mateo 12,46-50: “… todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre… ”…)…