Entrando en la Cuaresma sales al desierto

… entrando en la Cuaresma sales al desierto, que a todos toca de alguna manera… el “mundo” es el lugar de la “Historia de salvación” y de “elevación” por un “descenso”… “descenso” que resulta una “elevación” en la participación misteriosa de la “Hora” del Señor… ahí están los sonoros gemidos de un clamor incomprensible para la simple historia de todos los días… quizá te desvele tal contradicción, pero el “sentido profundo” no se halla por las sendas de ninguna desesperación ni de la “duda”… el “sentido profundo” aparece cuando te dejas “levantar” por el Señor hasta el secreto de Su Corazón… sea cual sea el asedio del mundo, este será siempre extraño para quien adhiera al Señor y se haga “un espíritu” con Él… es una paradoja: en la misma medida en que recibes con confianza la “noche” te despiertas a la Luz que no tiene ocaso… vivir es desvivirse… la #rosasinporqué no teme las noches, sabe que son necesarias para aguardar con esperanza que amanezca… ¿aceptas las dificultades del camino como parte de toda una purificación necesaria para tu vida?, ¿reconoces que no hay vida plena sin renuncias y sacrificios?… (con el Evangelio de hoy, San Lucas 9,22-25)…