En el horizonte ves lo que no distingues cerca de ti todos los días

… en el horizonte ves lo que no distingues cerca de ti todos los días… allá lejos, a pesar de los nubarrones, no sabes qué nuevas luces se suceden para pintar un paisaje no descubierto… más cerca o más lejos, con alegría y dicha encendidas, los caminos se abren donde no sospechas… el cielo “está” abierto aunque no lo veas, levantando más arriba tu ánimo y tu corazón… ¡cuántas lágrimas, ayer, aguardando lo que no siempre llega, esperando sin espera, encendiendo una lucha sin fuego!… ¡sigue en pie, aunque parezca lejos!… no sabes que está tan cerca, no imaginas las sorpresas que sólo Dios con su presencia gesta… lo que buscas tan lejos está muy cerca, ¡muy cerca quiere decir: en ti!… la gratuidad abre el paso una y otra vez… no hay “reglas” para esto, la vida no precisa de introducciones ni de declaraciones… la vida es vida y la recibes gratuitamente a cada instante… la #rosasinporqué disfruta de la cercanía de la gratuidad y no desespera a pesar de las tormentas… ¿vives con los problemas en las narices?, ¿te permites levantar los ojos al cielo de tu corazón?… (con el Evangelio de hoy, San Mateo 4,12-17.23-25)…