Déjate iluminar en el silencio de tu corazón

… déjate iluminar en el silencio de tu corazón, aunque la luz exterior no parezca dispersar las tinieblas… ser agradecido requiere un coraje nuevo, sufres el desprecio o la ignorancia de tantos mediocres y mezquinos… los valores no dependen de los aplausos o de las aprobaciones ruidosas, esas que siempre “dejan bien”… te topas a diario con “gente reunida”, hablando, diciendo y repitiendo… es que el hombre de hoy no puede callar, y habla, del modo que sea, aun sin conocer bien la lengua de sus interlocutores… el silencio brilla por su ausencia, pero también son muy pocos los que saben lo que dicen o pueden intercambiar palabras en un lenguaje significativo… hoy día no se trata de saber, sino de fingir que se sabe… necesitas ser humilde para regular el deseo de hacerte oír como sea y en lo que sea… no des importancia a lo que carece de ella… la #rosasinporqué se deja iluminar por dentro, por eso irradia la gratuidad en dónde se encuentra… ¿te dejas iluminar por dentro o sólo te interesa brillar?, ¿eres capaz de iluminar con el silencio o oscureces todo con tus muchas palabras?… (con el Evangelio de hoy, San Juan 8,12-20)…