¿Cuándo estarás conforme con esa oración “tuya” que quisieras “perfecta”?

… ¿cuándo estarás conforme con esa oración “tuya” que quisieras “perfecta”?… en realidad te hallas ante lo más importante, lo mayor, lo que arrebata tu alma y tu vida y te eleva… pero, claro, no te conformas… y es que todo siempre parece poco, sobre todo cuando te apresuras a medir las cosas… la oración, no la “tuya”, sino “la” oración brota del Espíritu que gime en tu jardín interior… lo sabes muy bien, pero te cuesta adoptarla así no más, sencillamente, como se da en el silencio siempre inesperado, insospechado, del corazón… quisieras “orar” tú, pero el que ora es Dios en ti….en efecto, la oración es la de Jesús… la sencillez del niño, la vocación del más pequeño, es la mejor invitación a la grandeza y a la gloria… ¿no quieres entenderlo?, ¿no acabas de aceptarlo?… y sin embargo el tesoro está allí… el pequeño, este pequeño, siempre tiene Padre… la #rosasinporqué ora con la gratuidad como una niña, comienza en los brazos del Padrenuestro y termina diciendo Amén… ¿haces oración o dejas que Dios ore en ti?, ¿rezas o tienes vida de oración?… (con el Evangelio de hoy, San Mateo 6,7-15)…