Hay cosas de las que no puedes dar razón y existe una dimensión

… hay cosas de las que no puedes dar razón y existe una dimensión que sobrepasa tus consideraciones “publicitarias” y tu furia por darlo a conocer… incomparable valor el de esas cosas profundas que no son manifiestas y que ni se compran ni se venden… ¡secreto y silencio de la gratuidad!… no hagas frente al que quiere hacerte mal, da al que te pide y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado… ¿quién se atreve a esto?… percibes sonidos, noticias, voces que debieran callar, ¡tantas veces percibes el horror de la mentira!… deja que el silencio se “escuche”, aguarda… quisieras resolver todos tus problemas con rápidas y eficientes respuestas, totalmente satisfactorias… pero olvidas callar… sigues con rumores y clamores, pretendiendo hacer e inventar, sin obra y sin invento, no sé qué fórmulas imposibles… sobrepasa tu ansiedad y serena la permanente agitación que te asalta con tanta frecuencia… silencio y espacio interior… da “lugar”, aguarda que todo adquiera su paso… la gratuidad no brota de apresuramientos ni de violencia alguna… la #rosasinporqué no se apresura ni se violenta ni violenta, da gratuitamente lo que gratuitamente ha recibido… ¿cómo reaccionas y te comportas ante el mal, la injusticia y la desconsideración?, ¿reconoces que la justicia, siempre necesaria, es insuficiente para las relaciones interpersonales?… (con el Evangelio de hoy, San Mateo 5,38-42)…

Compartir
Share on FacebookTweet about this on Twitter