¿Qué es aquello que contradice al silencio?

… ¿qué es aquello que contradice al silencio?, ¿qué opones al silencio?… ¿se trata del ruido, de los clamores, de la palabra, de las inquietudes o angustias, de reclamos y pareceres, de mensajes y de mil cosas más?, ¿se trata de excesivas luces o imágenes y figuras demasiado invasoras, que no respetan los límites de otras presencias?… nada de todo esto puede estar al nivel y a la profundidad del verdadero silencio… el silencio es algo así como el lenguaje primordial de la gratuidad o el ámbito que envuelve y acompaña al respiro y a la vida… está más allá de las alternativas de una existencia agitada o animada por esto o por aquello… el silencio es desapego y siempre está más alto, superando las consideraciones y, desde ya, los conceptos… el silencio es inesperado, no se fabrica, no se puede fabricar… el silencio se redescubre en situaciones a veces harto penosas o donde menos lo puedes sospechar… sólo el silencio te entrega la palabra… la palabra que, de otro modo, no llega… silencio que es perpetua sonrisa, silencio que sabe de lágrimas también de dicha… la #rosasinporqué no es charlatana, pronuncia muy pocas palabras que nacen del silencio agradecido que la embellece… ¿hablas palabras que nacen del silencio agradecido o eres un compulsivo parlante huero?, ¿dices un sí que es “si” o eres un ambivalente crónico de “si” y “no”?… (con el Evangelio de hoy, San Mateo 5,33-37)…

Compartir
Share on FacebookTweet about this on Twitter