Ahora mismo, ¡qué plenitud en este instante, qué hondura en el presente!

… ahora mismo, ¡qué plenitud en este instante, qué hondura en el presente!… supera cualquier imaginación, cualquier sospecha, ¡hasta cualquier deseo!… cuando se abre el secreto de la aurora, de ese único nacimiento que se renueva en el centro de tu alma, no hay ya palabras, ni lenguaje alguno capaz de expresarlo… se abre camino una convicción, una luminosa certeza, encendida en el mismo origen, en la misma fuente, en el don recibido, en el don que sabes recibido… no hay ya pruebas, ¿para qué?, ¿cómo puede ocurrírsete probar lo más con lo infinitamente menos?… el silencio es aquí tu gran maestro… porque, desde luego, el silencio acoge, el silencio es capaz de recibir… cuando todo calla hay algo que se descubre, ¿cómo decirlo?… hay Alguien que vive y de su Vida te arriba todo, ¿todo?… sí, allí naces cada día nuevo si eres en verdad pequeño… eres la alabanza del Corazón de tu Señor que se estremece de gozo y te revela todo, ¿todo?… ¿qué te revela?… ¡que Él te ama, que Él se regocija con tu vida, con tu presencia!… ¿algo más?, ¡nada más!… la #rosasinporqué es la alabanza de la gratuidad que cada mañana florece para cada uno por igual y distinta… ¿rompe tu corazón en alabanza apenas te despiertas en la mañana?, ¿alabas la vida de los tuyos y lo haces en gozosa acción de gracias?… (con el Evangelio de hoy, San Lucas 10,21-24)…

Compartir
Share on FacebookTweet about this on Twitter